lunes, 1 de febrero de 2016


El título de esta  obra, publicada en 1955, lo toma esta vez Ray Bradbury del célebre poema homónimo "I Sing the Body Electric", de Walt Whitman.Esta colección de relatos analiza las complejas relaciones entre padres e hijos. Ray Bradbury presenta el enfoque desde el paradigma de la ciencia ficción: ¿Sería posible que los niños fueran criados y educados por robots? Es posible que en un futuro más o menos próximo (más bien más que menos) así sea, "amén".  
Mi impresión es que, además de ser posible, nos guste o no -al margen de ser o no padres o madres-, es sólo cuestión de tiempo y al ritmo que avanza la ciencia y nuestra era digital, será sólo cuestión de una o dos décadas como mucho.      Conjeturas al margen, y volviendo a los relatos de Bradbury, en uno de los relatos de la novela, la madre de unos niños fallece y el padre se hace con los servicios de una abuela robot para reemplazar a la madre. ¿Qué pasa durante la historia y adónde nos lleva la conclusión? Esta será la misión del lector y lectora para que extraiga su propia opinión después de leer toda esta apasionante y trepidante selección de bellísimos, fantasiosos e imaginativos cuentos donde: una madre da a luz a una misteriosa pirámide azul; un hombre puede hacer resucitar y traer de la tumba al mismísimo Abraham Lincoln; un viejo loro, tras mucho entrenamiento y aprendizaje, es capaz de imitar la voz de Ernest Hemingway; un cura de Marte se enfrenta a su gran sueño: el encuentro con el Mesías; y otras tantas seguramente tan delectables para el lector. Todas estas magníficas recreaciones nos dicen algo acerca de nuestra "humanidad" y de nuestros comunes, individuales y globales destinos. Es un viaje literario impredecible y memorable, que tiene como coda un bellísimo poema: "Christus Apolo", tal vez porque Bradbury apuesta por un mesías marciano, galáctico, aunque nacido en la Tierra.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada